EL GRAN ENGAÑO

       EL GRAN ENGAÑO

La estatua de la Gruta donde acuden millones de peregrinos,  mide 1,80m. 

Bernadette nunca la reconoció, y no quiso asistir a su inauguración el día 4 de abril de 1864. Su tutor, el Padre Peyramale, tampoco asistió.

 

Su confesor, el Abab Junqua,  fue encarcelado por sus discrepancias con el Dogma de la Iglesia. Manifestaba que la niña Bernadette nunca dijo haber visto a la Virgen María.

 

El Obispo de Tarbes, autor del Mandato a Roma certificando que la Virgen María había aparecido 18 veces a Bernadette, se entrevistó por primera vez con Bernadette el 5 de febrero de 1860. Habían pasado ya dos años de las apariciones en  1858. La niña Bernadette ya se había recluido además de habérsele prohibido hablar con nadie. 

EL MANDATO

Documento eclesiástico que el Obispo de Tarbes, Laurence Bertrand Sevère, mandó a Roma el día 18 de enero de 1862. Un año antes, el 15 de enero de 1861, se apropió todos los terrenos lindantes a la Gruta donde hoy se ubica la zona hotelera.  Bernadette no participó en el mandato pues ya se había recluido en el convento de Nevers y dijo que no volvería a Lourdes. El Obispo habló por primea vez con Bernadette dos años después de las apariciones.

Texto del mandato:

“Después de haber invocado las luces del Espíritu Santo y el auxilio de la Muy Santa Virgen,

 

HEMOS DECLARADO Y DECLARAMOS:

Artículo 1º. Juzgamos que la Inmaculada María, Madre de Dios, ha realmente aparecido a Bernadette Soubirous, el 11 de Febrero de 1858 en días seguidos, en número de 18 veces, en la Gruta de Massabielle, cerca de la Ciudad de Lourdes; que esta Aparición reviste todas las características de la verdad, y que los fieles tienen fundamentos para creerla cierta.

Sometemos humildemente nuestro juicio al juicio del Soberano Pontífice, que está encargado de gobernar la Iglesia Universal.

Artículo 2º.  Autorizamos en nuestra diócesis el culto de Nuestra-Señora de la Gruta de Lourdes; pero prohibimos la publicación de cualquier fórmula particular de oraciones, ningún canto, ningún libro de devoción, relativo a este evento, sin nuestra aprobación dada por escrito.

Artículo 3º. Para conformarnos a la voluntad de la Santa Virgen, según así muchas veces se expresó cuando la Aparición, nos proponemos a construir un santuario sobre el terreno de la Gruta, que ahora es propiedad de los Obispos de Tarbes. 

Esta construcción, dada la posición abrupta y difícil del lugar, requerirá largos trabajos y fondos relativamente considerables. También tenemos necesidad para realizar nuestro piadoso proyecto, del concurso de ayudas de los sacerdotes y los fieles de nuestra diócesis, de los sacerdotes y los fieles de Francia y del extranjero. Hacemos un llamamiento a su corazón generoso, y particularmente a todas las personas piadosas de todos los países, que son devotos al culto de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Artículo 4º. Nos dirigimos en forma particular a los establecimientos de los dos sexos, consagrados a la enseñanza de la juventud, a la congregación de los hijos de María, a las hermandades de la Santa Virgen y a las diversas asociaciones piadosas, ya sea de nuestra diócesis, ya sea de Francia entera.

Que nuestro presente Mandato, sea leído y publicado en todas las iglesias, capillas, y oratorios de los seminarios, colegios, hospicios de nuestra diócesis el domingo siguiente de su recepción.

Pronunciado en Tarbes, en el palacio episcopal, bajo nuestra firma, nuestro sello y la contrafirma de nuestro secretario, el 18 de Junio de 1862, fiesta de la Cátedra de San Pedro a Roma.

BERTRAND-Ser, Obispo de Tarbes

Por Mandato (Par Mandement)

Fourcade, canónigo secretario.”

 

Mandement, mandato en castellano, viene del latín mandatum, y es el precepto o la orden que un superior da a sus súbditos. Se trata de una disposición, una resolución o una pauta de quien se sitúa en la parte superior de una jerarquía y lo indica a quienes se ubican por debajo. Por ejemplo: “Vengo aquí por mandato de mi jefe para buscar tal o cual documento”

 

Para más información y detalles del comportamiento de la Iglesia, leer el libro;

 

            LA VIRGEN CALLADA.

Go to Top