Dictado Ángel Miguel

DICTADO DEL ÁNGEL MIGUEL

Uno de los misterios vividos en España en el año 1975 fue la presencia de una corte de Mensajeros Celestiales que se manifestaron  físicamente en Paiporta, localidad situada a muy pocos kilómetros de Valencia, España. Este tema de gran trascendencia ha sido olvidado en España y es totalmente desconocido fuera de ella.

Todo sucedió de forma imprevista y repentina. Apareció un “joven” que dijo ser un Ángel del cielo llamado HUMIEL . Un Joven de la zona llamado Miguel Ángel López, elegido por unas fuerzas invisibles, pudo sacar una imagen de su cara que reproducimos.                                           

                                                                                              IMG

Se llegaron a conocer a más de 60 ángeles diferentes, que se autodefinían como Virtudes de Dios. Cada uno de ellos suscribió uno o varios mensajes, y dictaron un total de mil folios a doble cara a los cuatro chicos de Paiporta, lo que ellos denominan “El Libro de las 2000 páginas.”

Reproduzco a continuación unas palabras del dictado de uno de ellos que se identificó como el Ángel Miguel… Por su contenido es fácil observar que no se requiere creer en estos textos para darse cuenta que los mismos nunca hubieron podido ser pronunciados por seres humanos.

El tema de Paiporta es uno de tantos temas Divinos inconclusos que un día también deberán salir a la luz, aunque ellos mismos confesaron que no sería pronto.  Adelantamos unas palabras.

    LAS ADVERTENCIAS    

Dictado del Ángel Miguel

 

256.- Escuchad vosotros, los desbocados ávidos de palabrería y torpes de entendimiento. Escuchad aquellos que habéis inventado un rostro para Dios, los que habéis comercializado con nosotros y los que nos habéis condenado, porque siquiera conocéis el valor de nuestros nombres.

257.- Escuchad vosotros, los que habéis levantado altares ante los ídolos y habéis separado lo inseparable. Escuchad forjadores de imágenes idolátricas y comerciantes de milagros. Que escuchen también los que con su orgullo odiaron otras razas, los que nombraron santos rebajando, de este modo, la Santidad del Único. Escuchad los que os habéis otorgado el patrimonio de la Verdad.

258.- Escuchad los que creísteis y tomasteis nuestras revelaciones, pero con ellas hicisteis un látigo para destrozar la mente de quienes os escuchaban. Que escuchen también aquellos que por su orgullo y por miedo a darse cuenta de sus errores no quisieron oír. Los mismos que hablamos en otros tiempos volvemos ahora, para recriminaros vuestros actos y vuestras falsedades.

259.- Escuchad los que camináis con ricos ropajes y tenéis vuestra posesión en la Tierra. Escuchadnos los que dais limosnas para crearos una reputación ante quienes os miran. Que escuchen los malvados que habiendo encontrado un Tesoro lo han guardado para ellos, como si sólo para ellos hubiese sido creado.

260.- Escuchad, ladrones, miserables usurpadores de la Verdad. Escuchadme los que coronáis con oro las imágenes y las vestís de terciopelo y seda engalanándolas con flores como si de un Dios se tratase. No habéis pensado, en vuestra soberbia, que la corona de Dios sois vosotros, que el vestido de Dios es toda su creación y que las flores que Él desea son las virtudes que emanen de vuestro Espíritu.

261.- Escuchadme los inventores de iglesias que se han apropiado de la Verdad a costa de la ignorancia de los demás. No descubrieron todavía que han utilizado una ignorancia para crear otra mayor. Escuchadnos los que creéis que la potestad de Dios descansa sobre un solo hombre y que en sus manos descansan las llaves de lo lícito y lo ilícito.

262.- Escuchad los que sois sorprendidos diciendo mentiras inventando otra mucho mayor para tapar la primera. Escuchadnos los que ofrecéis incienso al oro y a la plata creyendo que esto agrada a Dios. Escuchad los que construís templos para morada de la Perfección y no os habéis dado cuenta que esta reside en el mayor de los templos que es el ser humano.

263.- Escuchad, por último, los que habéis gritado y suplicado la destrucción del mundo como castigo a la iniquidad. Pues a vosotros os hemos escuchado, que sois aborrecidos a los ojos de Dios habiendo folgado la maldición sobre vuestra Tierra. Vosotros sois los que habéis obrado mal, y apropiándoos del bien lo habéis ensuciado osando suplicar justicia. No os dais cuenta que si este mundo merece un final no es más que por vuestros actos, por vuestras iglesias, por vuestras políticas y por vuestras filosofías.

264.- A vosotros os hemos escuchado cuando dijisteis, siendo falso, que Dios había creado un infierno para los que no lo adoren y un cielo para los que le sigan. Os habéis contradicho con el propio Dios quien dice que su perdón es infinito y que os ama más que una madre a su hijo.

265. – El rostro de la Perfección que habéis mostrado es rencoroso, desafiante, castiga o premia al hombre, en otras palabras, se comporta tan imperfectamente como vosotros os comportáis. Porque solo vosotros sois rencorosos, orgullosos, castigáis a quien no os escucha y premiáis a vuestros servidores porque, de algún modo, os enriquecen.

266.- ¿Quién ha osado decir en nombre de la Perfección que Ella castigará a los indigentes y premiará a los aborrecibles? ¿Quién ha osado decir que la Perfección habla de un castigo eterno? ¿Quién ha tomado la palabra de Dios y os ha dicho que sólo habéis nacido para servidores?

267.- ¿Quiénes han sido los falsos profetas que os han equivocado y han hecho de vuestra vida una existencia vana, condenando al mundo en el caso de que no les escuchéis? ¿Quién ha visto el rostro de Dios sino el mismo Dios? ¿Quién os ha dicho qué es un hombre o cómo es un hombre?

268.- ¿Quién os ha contado tantas mentiras de Dios que llamados a ser Él ya no lo notáis? Esos falsos profetas, estos que se han adueñado de la Perfección y os han equivocado, saborearán los juicios que inventaron, el infierno que os querían aplicar, los horrores con que querían atemorizaros, y no verán el rostro de Dios porque siempre se creerán que lo tienen y se habrán equivocado.

269.- Tened por seguro que si la Perfección no os amara, nosotros no hubiéramos venido a hablaros. Por tanto nunca sabríais el verdadero camino que ya indicara el Maestro Jesús nuestro Dios, ni el Perfecto destino a que estáis llamados. Si Dios premiase a las iglesias que -según ellas- merecen la Perfección, Dios sería injusto porque en su seno se permitió y sigue permitiendo el crimen, el robo y el comercio.

270.- Muchos de vosotros no creéis en la Perfección, porque lo que os han enseñado quienes debían dar ejemplo estaba vacío de sentido y lleno de preceptos y podredumbre. Ellos -los que dicen tener la Verdad- os condenan una y mil veces por vuestra falta de fe; y no queréis abrir los ojos para comprender que son ellos quienes os han conducido a este lamentable estado.

271.- Reíros de sus condenas. Reíros de sus infiernos. Reíros de la supuesta lógica de quienes os digan que la Perfección no existe. Reíros de sus cielos. Reíros de quienes os digan que el principio y fin del hombre es producto ciego de la naturaleza.

272.- Reíros de quienes os atormenten con demonios inventados, con dioses de madera cubiertos de llagas y símbolos de una cruel tortura divinizada. Sabed que la Verdad es mucho más sencilla y no necesita de elementos para conmover, ni de historias llenas de horror para daros ejemplos de virtud, o de riquezas para deslumbrar o infiernos para amedrentar, ni tampoco de cielos donde el aburrimiento os haría añorar la tierra que perdisteis.

273.- La sencilla verdad es una y sin artificios, sin alardes ni voceríos, sin rostros descompuestos por la perversión humana. La verdad es tan sencilla que un inocente niño sería capaz de comprenderla. Su inocencia le haría ver la realidad, al carecer de malformaciones espirituales y filosofías impuestas.

274.- Por eso el propio Dios, conocedor del pensamiento humano, maldijo a todo aquél que equivocase la mente de un niño, tomándolo como símbolo de espontaneidad, pureza y aprendizaje. Dios lo ve todo porque vosotros así lo veis, y lo sabe todo porque está en cada uno de vosotros. Vosotros mismos seréis los jueces de vuestro particular Juicio Final, con toda justicia, porque contemplaréis lo que es la Perfección.

275.- ¿Acaso no escuchasteis de la boca de Dios, por dos tiempos, que estáis creados a imagen y semejanza suya? ¿Cómo lo entendisteis? Sabed que estáis creados a imagen suya por el Espíritu porque Dios no es materia. ¿Y acaso no escuchasteis también que sois hijos de Dios y que al contemplar a un “hermano” estabais contemplando en la tierra al propio Dios?

276.- Yo os digo en nombre de la Perfección que vosotros sois Dios insertos en un cuerpo material que se separó de la propia Perfección por motivos que sólo Él conoce y que por medio de ejemplos traté de explicaros antes.

277.- Sabed que si Dios quisiera revelároslo plenamente lo haría. Pero si así ocurriese, conllevaría de nuevo la ruptura y separación de la Perfección. Si el propio Dios, ante el conocimiento del bien y el mal, la dualidad, se separó en Perfección y en Dios Imperfecto que sois vosotros, ¿no os daréis cuenta que estáis llamados a la fusión final con la Perfecta Perfección? ¿Cómo, pues, pensáis que Dios puede condenar eternamente al propio Dios?

278.- Os lo repito por segunda vez y os hablo en pasado solo para que comprendáis, puesto que el tiempo es únicamente de consciencia terrestre. Comprendedme: al adquirir este dual conocimiento, Creó el Orden Dual en todos sus sentidos y categorías. Albergó su Espíritu Imperfecto (conocedor del bien y el mal) en un cuerpo material opuesto al Espíritu y fue colocado, por Creación y Orden, en un mundo de acuerdo a sus necesidades. Lo llenó de antagonismos y opuestos; pero lo hizo perecedero en oposición a la Eternidad de la Perfección.

279.- Vosotros sabéis de antagonismos, pero esto carece de comprensión para la Perfecta Perfección que no conoce la dualidad y por ello no puede ser pronunciada ante vosotros. Porque vosotros conocéis el tiempo, el espacio, la forma, y os movéis del pasado al futuro o viceversa, sin pensar que al Presente no podéis vivirlo ni sentirlo. Y no se os puede explicar esto, porque os debatiríais en torpes cábalas tratando de comprender.

280.- Por esto la Perfección, Dios, puso una barrera en vuestra mente, que sólo es abierta en el momento de vuestra muerte. Entonces, libres de ella, podéis contemplar la Perfección y juzgándoos justamente volvéis a otra vida material, si con injusticias habéis obrado en la anterior. Por el contrario, si habéis alcanzado el Conocimiento y la Pureza, os fusionáis a la Perfección.

281.- Se os fue revelado a través de Jesús el Nazir que Dios juzga porque vosotros, que sois Dios, así lo hacéis en el momento de la muerte. Se os dijo que Dios Nuestro Creador perdona siempre brindándoos las oportunidades necesarias para que lleguéis a uniros con Él para Ser Una Sola Cosa.

282.- ¿Quién os dijo que el Juicio Final decidía la condenación eterna o la Perfección eterna, al final de una sola vida? ¿Quién se ha proclamado tan poderoso como para salvar o condenar eternamente en una sola existencia? ¿Quiénes son los falsos profetas que se atreven a condenar en nombre de Dios a quien naciendo murió de hambre o viviendo en país extranjero jamás oyó Sus Enseñanzas?

283.- ¿No sería recriminarle olvidar el detalle de que Dios nos concede las mismas oportunidades? ¿Quién se atreve a decir esto que es tanto como manifestar su injusticia? Pues sabed que el que nació rico, antes fue pobre y el que nació pobre fue rico. El que fue señor luego nació lacayo y el que hombre, mujer. El que mal trató o el que mal habló tuvo oportunidad de remendar su error, y el que engañó nació de nuevo para subsanar el engaño.

284.- Sabed que el que critica será criticado y el que enseñó será correspondido. El miserable nacerá para repartir. En esto estriba la justicia del Juicio de Dios, en la que vosotros, siendo Dios, os convertís en vuestros propios jueces. Pero sabed que también como dioses en Potencia y conocedores de la dualidad “bien-mal” venís libremente a éste o a otros mundos.

285.- Sois libres para elegir el camino de la Perfección, puesto que la conocéis en vuestra inconsciencia tras haberla contemplado, o para volver de nuevo a un mundo según vuestros actos. Debéis saber que nosotras, las Virtudes de Dios a quienes nos llamáis Ángeles, somos mediadoras entre la Perfecta Perfección y vosotros. Y por tanto, como ya os dije, somos inferiores a vosotros en el Orden, porque vosotros sois Dios.

Para más detalles sobre este advenimiento podéis consultarnos a través de la web – acochs@omraam.es

 

 

3 comments

  • Andrei (3 años)

    Muchas gracias!

  • Víctor (3 años)

    ¿Quién como Dios? es una enseñanza que tan sólo pensar en ella, produce temor si se está alejado del creador, sustentando en el libre albedrío y en que ha sido dado el poder para dominar y controlar todo. Aprender a dominarse, es lo verdaderamente importante.

    La materia es la “masa” para crear figuras, la “madera” para crear formas, el “grafito” para escribir poemas, es todo para aprender cómo el espíritu está presente y se manifiesta a través de ella, pero el ánimo de lo fácil y de que otros o las máquinas hagan las cosas, atrofia las facultades humanas.

    La materia es pues ese estado visible de la esencia divina, que alenta, obnubila y aletarga los sentidos. En algunos casos, se atrofian por querer vivir bajo el modelo de lo más fácil y de que las máquinas u otros hagan lo que corresponde hacer, al grado de perder la vista, el oído, el olfato y muchas otras facultades inherentes a la naturaleza.

    ¿Cómo salir de ese estado cuando en unión de la materia, se es inconsciente? ¿Cómo despertar del letargo si todo se puede solucionar por la vía del dinero, las sustancias adictivas?

    Las enseñanzas compartidas por el Ángel Miguel, representan un aprendizaje que se materializa en parte de algunas estructuras como la Iglesia, el Gobierno, las Sociedades, la Familia….aún cuando parece que el tentador avanza, la propia vida pone pruebas más duras y en menos tiempo para despertar…

    Antoni, tú estás al revés. Cada vez haces que se reflexione positivamente con mayor rapidez y profundidad ante lo que se vive ahora y por eso, va un saludo, un abrazo y mi agradecimiento fraternal y sincero.

    Sigue con tu tarea, con tu encomienda dada desde lo alto.

  • Heriberto parra (3 años)

    Hola Antoni, he terminado de leer tu libro, en estos momentos he leído el dictado del Ángel Miguel que nos has hecho el favor de compartir y cada día estoy más agradecido con Dios por darnos la direccion y el camino por donde transitar de manera más plena, cada día el Señor nos da una nueva oportunidad de cambiar nuestro sendero de vida, así como el de buscar la luz que ilumine nuestro camino, personas como tú son el aceite que alimenta nuestra lámpara para seguir en la luz de la verdad, gracias y un afectuoso saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go to Top